Abren a la IP complejos de Tula, Cangrejera y Cadereyta

Después de una semana complicada para
Andrés Manuel López Obrador, ésta pinta mejor por tres proyectos energéticos en el paquete de infraestructura difundido hoy en la mañanera. Los tres representan inversiones privadas por 7 mil 700 mdd, explica Darío Celis.
.

Hoy a las 7 de la mañana está convocado el anuncio del primer paquete de proyectos de infraestructura con el cual el gobierno de Andrés Manuel López Obrador da el banderazo para reactivar la economía.

De acuerdo con lo que trascendió ayer por la tarde-noche, se van a dar a conocer, de saque, proyectos listos para desarrollarse equivalentes a uno por ciento del Producto Interno Bruto, algo así como 400 mil millones de pesos.

Después de una semana complicada para el Presidente, ésta pinta mucho mejor. Y es que dentro de lo que se informaría en las próximas horas están tres grandes proyectos energéticos de Pemex.

La semana pasada la secretaria de Energía, Rocío Nahle, los acordó con el propio López Obrador. Los tres significan inversiones privadas por unos 7 mil 700 millones de dólares.

Hablamos de una planta coquizadora en la refinería de Tula de 54 mil 705 millones de pesos y donde el inversionista será ICA, que dirige Guadalupe Philips, con su socio Fluor, que preside Carlos M. Hernández.

Apunte también la conversión del tren de aromáticos a tren de refinación en el complejo petroquímico La Cangrejera, en Veracruz, por otros 52 mil 500 millones de pesos. Aquí todavía no hay inversionista.

Finalmente está la ampliación de la capacidad de la refinería de Cadereyta, en Nuevo León, por alrededor de otros 23 mil 700 millones de pesos más. Tampoco se tiene un inversionista amarrado.

Estos tres megaproyectos de hidrocarburos estuvieron congelados prácticamente un año por la resistencia a liberalizarlos. Se harán con inversión privada bajo un esquema en el que Pemex garantiza el proyecto.

De la capacidad productiva adicional que logre la petrolera dirigida por Octavio Romero y venda en el mercado, pagará a los privados la modernización de los activos, los cuales seguirán bajo la rectoría estatal.

Otro proyecto que se anunciará es el tren suburbano de Monterrey, mejor conocido como García-Aeropuerto Internacional de Monterrey, que costará aproximadamente 19 mil millones de pesos.

Correrá por toda el área metropolitana de la Sultana del Norte, desde los municipios de Apodaca hasta García, pasando por Monterrey, San Nicolás, San Pedro Garza García y Santa Catarina.

EL PROYECTO QUE no se incluye, pero que viene en un segundo paquete próximo a anunciarse es el nuevo aeropuerto de la Riviera Maya. Se va a desarrollar casi frente a las ruinas de Tulúm, colindante con la aeropista de la Secretaría de la Marina, que comanda José Rafael Ojeda. Hay por lo menos tres inversionistas interesados. Uno es Alejandro Burillo, que de tiempo atrás tiene un proyecto de un aeropuerto privado, un FBO. El Fonatur retomó el plan y el equipo de Rogelio Jiménez Pons ha venido organizando el espacio de mil 900 hectáreas, toda zona federal. La terminal que preanunció la semana pasada Andrés Manuel López Obrador va a abarcar 800 hectáreas y significará una inversión cercana a los 8 mil millones de pesos que saldrán de la bolsa del mismo Fonatur. La intención es que se concesione a un operador privado. Ya se trabaja también la parte legal, porque esperan que Asur y Fernando Chico Pardo se amparen.

CONTINUAR LEYENDO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Darío Celis

Economía, Negocios, Finanzas y Panorama de la Política Actual