Investigan compras de emergencia en el ISSSTE

La llegada del General de División Diplomado del Estado Mayor Presidencial, Jens Pedro Lohmann Iturburu, a la Dir. de Administración y Finanzas del ISSSTE, está causando un cisma.

La llegada del general de división diplomado del Estado Mayor Presidencial, Jens Pedro Lohmann Iturburu, a la dirección de Administración y Finanzas del ISSSTE está causando un cisma.

Se dice que podría ser el próximo relevo de Luis Antonio Ramírez, quien a dos años de gobierno de la 4T buscará un puesto de elección popular, pasando con más pena que gloria en momentos de crisis sanitaria.

Sin embargo, el hijo del exgobernador de Oaxaca, Eladio Ramírez, no se iría sin ajustarle cuentas a Pedro Zenteno, quien fue nominado por el presidente Andrés Manuel López Obrador para dirigir Birmex.

Hablamos del nuevo zar de la compra de medicamentos e insumos para la salud, una posición por lo visto maldita, ya que su anterior director, David León, no duró ni siquiera un mes y salió por presunta corrupción.

Pero la historia de este joven funcionario, a quien se le publicó un video dando dinero a Pío López Obrador para apoyar campañas de Morena, podría replicársele a Zenteno, a quien señalan de malos manejos.

Resulta que los sabuesos de la Fiscalía General de la República y de la Secretaría de la Función Pública, ya andan detrás de una serie de adquisiciones de emergencia por Covid-19.

Las operó Raúl García Robles, subdirector de Administración y Presupuesto del ISSSTE, brazo derecho de Zenteno, quien instruyó la compra de ventiladores pulmonares a la delegación del Estado de México.

Fueron 300 aparatos que debieron requisarse desde las oficinas centrales. Cada uno costó 2 millones 300 mil pesos, cerca de cuatro veces su valor real, por un importe de 690 millones de pesos más IVA.

El beneficiario fue Multicorporación Brexot, que resultó ser una empresa facturera. García Robles todavía rentó un avión para traerlos de China, cuando el proveedor había prometido ponerlos en México.

Cabe mencionar que entre las marcas que terminó comprando el ISSSTE, una de ellas, Shangrilla, provocó la muerte de dos pacientes, al parecer por registrar fallas relacionadas con el software.

Pero eso no es todo: también se adquirieron cien unidades portátiles de rayos X a un precio de 3 millones 200 mil pesos más IVA, esto es también cuatro veces el precio de mercado, a Sincronía Médica Aplicada.

Y también en el ISSSTE apareció Cyber Robots Solutions vendiendo ultrasonidos portátiles para tórax y pulmón por un millón 265 mil 454 pesos, poco más de 60 por ciento del precio real de venta de dichos equipos.

Nos referimos al negocio de León Manuel Bartlett Álvarez, hijo del director de la CFE, Manuel Bartlett, cuya empresa ya fue inhabilitada por falsearle información al IMSS, que todavía dirige Zoé Robledo.

Vamos a ver hasta dónde llegan los pupilos de Alejandro Gertz Manero e Irma Eréndira Sandoval en estas denuncias contra el ISSSTE y los servidores públicos García Robles y Zenteno.

Este último, diputado por el Estado de México por Morena y con licencia, “un profesional, un luchador social”, según AMLO, fuertemente ligado a José Ramón López Beltrán, operador electoral en esa entidad.

CONTINUAR LEYENDO

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Darío Celis

Economía, Negocios, Finanzas y Panorama de la Política Actual